El acoso vecinal existe y tiene el nombre de blocking. Es una lástima, pero es así. Se disfraza de múltiples formas, pero está presente en muchas comunidades de propietarios. El acosador tiende a ser una persona frustrada en su día a día que desata sus iras contra otros vecinos, Esas iras a veces derivan en obsesión y muchos tienen el sambenito de soportarla. Las obsesiones suelen ir dirigidas a quienes no piensan como ellos o a quienes actúan de una contraria a sus intereses.

 Lo que viene siendo intentar doblegar una voluntad a través del desgaste emocional.

Algunos incautos creen que la maldad no existe, que lo que pasa es que hay veces que las actitudes de unos hacen sin querer daño a otros. Ilusos. El paso del tiempo demuestra que sí hay gente mala.

Un problema adicional es que muchas veces es difícil demostrar el derribo que está sufriendo el afectado. Por ello, vamos a perfilar cuándo hablamos de acoso, qué hacer en caso de acoso y qué hacer cuando lo que el supuesto acosador pretende es simplemente cursar una reclamación. Porque el problema no es quejarse, sino las formas, que no hay que perderlas.

 Este es el caso de julio cesar Torres Vegas comerciante de la bajada de playa hermosa quien está sufriendo acoso por parte de su vecino el cual ya ha llegado al extremo de amenazar a muerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *