El Acuerdo de Apertura Contra la Inflación y la Carestía (APECIC) que quiere establecer el Gobierno de México para darle a 15 empresas la responsabilidad de verificación de la sanidad, inocuidad y calidad de los alimentos e insumos que se importan al país, pero suspende los trabajos de verificación y regulación sanitaria que realizan instituciones con reconocimiento como SENASICA Y COFEPRIS, lo que pondría en riesgo la salud de los consumidores.

Hermosillo, Sonora a 12 de octubre de 2022.- La importación libre de productos e insumos de origen animal y vegetal puede traer agentes biológicos y plagas que contaminen nuestros inventarios ganaderos y campos agrícolas. Situación que se vivió a mediados del siglo pasado donde la contaminación proveniente de Brasil, contagió de fiebre aftosa a nuestra porcicultura, eliminando prácticamente nuestro inventario, de aquel momento, en su totalidad. Muchos recursos económicos y tiempo se requirieron para reactivar dicho subsector.

Por tal motivo La Bancada Naranja, conformada por los y las diputadas Rosa Elena Trujillo Llanes, Natalia Rivera Grijalva, Jorge Russo y Ernesto de Lucas, rechazan la decisión del APECIC, que quiere establecer el Gobierno de México para darle a 15 empresas la responsabilidad de verificación de la sanidad, inocuidad y calidad de los alimentos e insumos que se importan al país, pero suspende los trabajos de verificación y regulación sanitaria que realizan instituciones con reconocimiento como SENASICA Y COFEPRIS, lo que pondría en riesgo la salud de los consumidores.

En la lectura del posicionamiento de las y los diputados de Movimiento Ciudadano, el diputado Jorge Russo Salido, indicó que: “Nuevamente el presidente de la República interpone una preocupación extrema al sector agroalimentario, que, con un aparente motivo de frenar la inflación y el incremento de los productos de consumo básico, siembra una eminente amenaza de carácter de emergencia nacional, poniendo en riesgo la salud pública, la sanidad tanto animal y vegetal, como la actividad económica del sector agroalimentario nacional”.

“La importación libre de productos e insumos de origen animal y vegetal puede traer agentes biológicos y plagas que contaminen nuestros inventarios ganaderos y campos agrícolas; para evitarlo el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Sanidad, (SENASICA) tiene latente la prohibición de productos de origen animal, provenientes de países donde prevalece la fiebre aftosa (Particularmente de Sudamérica)”.

“Por lo que la medida de suspender dichas funciones que le corresponde a la autoridad pone en un alto riesgo a nuestra actividad y de paso el estatus sanitario del sector agropecuario, que nos permite llegar a mercados mundiales de alto valor. La confianza internacional ha sido un activo y patrimonio de los productores primarios, que impactan las economías de millones de personas que dependen de la actividad, y todo, solo por beneficiar unas cuantas empresas”.

 “Por otro lado, Sonora cuenta con un estatus sanitario que no se alcanza por arte de magia, somos el único estado del país en esa categoría que permite abrir puertas en el mercado internacional en situación de ventaja. Competimos de tú a tú con los mejores”.

“El futuro de nuestras huertas, nuestras hortalizas, nuestros lácteos, cárnicos y productos acuícolas, son consumidos en el país y en el mundo con confianza, y debemos ocuparnos que así continúe, es por eso que el productor y ganadero sonorense cuida celosamente ese distintivo del que fue parte y coadyuvó en alcanzar. Años de sacrificio y disciplina se ponen en riesgo incensario”.

“Ya desde el inicio de este Gobierno federal los productores porcícolas pagan los sueldos de inspectores certificados que fueron dados de baja en busca de una economía mal entendida; puertos turísticos, puertos de carga y aeropuertos, pueden ser la entrada de un virus exótico que comprometa a nuestro sector alimentario y la salud pública”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.