• Obstrucción-2 Obstrucción-1El caso se suscitó en lo que parecía ser la reconstrucción de hechos sangrientos sobre la avenida Luis Encinas
  • Los periodistas respetaron el acordonamiento pero el sujeto les exigió mayor distancia sin motivo alguno
  • El prepotente individuo no portaba identificación alguna

 

Por: Grupo  DDeveras

Miembros de la prensa son obstruidos en el cumplimiento de su labor, al ser alejados, muy por detrás del perímetro implementado por la policía, en lo que pareció ser la reconstrucción de los hechos de sangre que se suscitaron la madrugada de este martes 1 de marzo sobre la avenida Luis Encinas.

Lo que pudiera estarse convirtiendo en una mala costumbre en algunos elementos de cuerpos policiacos en Puerto Peñasco, tuvo verificativo al mediodía de este miércoles 2 de marzo, cuando uno de esos elementos enfrentó de manera grosera y prepotente a personal del periódico De Deveras sobre la avenida Luis Encinas casi esquina con la calle 14.

Sin saber con lo que se iban a encontrar, los miembros de este medio de comunicación local circulaban sobre la calle 13, para luego tomar hacia el norte en la avenida Luis Encinas, cuando se encontraron con varias patrullas de las policías: municipal, Estatal Investigadora y elementos de la Procuraduría de Justicia del Estado, quienes efectuaban labores de lo que al parecer se trataba de la reconstrucción de hechos arriba referida.

Plenamente identificados, al acercarse los periodistas a la zona de acordonamiento, sin llegar siquiera al perímetro delimitado por las mismas unidades policiacas, en primera instancia, un policía uniformado, parado a un costado de una patrulla municipal, instruyó a los reporteros que se alejaran, a lo que los comunicadores respondieron que no pensaban penetrar el acordonamiento oficial que solo buscaban la toma de algunas gráficas del suceso.

A la indicación del oficial municipal se sumó un individuo, vestido con pantalón color beige, playera tipo polo azul marina de manga larga, sin identificación alguna y calzado con zapatos casi del mismo color del pantalón, quien ordenó con mayor fuerza a los reporteros que se retiraran más del acordonamiento.

Los comunicadores, que guardaban una distancia de casi 3 metros  antes de llegar al perímetro, replicaron que solo buscaban tomar algunas gráficas, a lo que el sujeto, encaminado hacia ellos repetía que no quería entrar en conflicto que se retiran.

Caminando hacia atrás en reacción a la pose intimidatoria del sujeto, los periodistas preguntaron sobre las acciones que se estaban llevando a cabo, a lo que el sujeto, ya con notoria molestia y con mayor volumen en la voz respondió que no sabía de qué se trataba.

Con suspicacia los comunicadores preguntaron si se trataba de la reconstrucción de los hechos de sangre ahí ocurridos, pero el individuo volvió a repetir que no sabía, ya con actitud de mayor prepotencia en la voz.

Por prudencia los comunicadores se replegaron a su vehículo, mientras que el sujeto abordó un vehículo tipo pick up, con placas VC-82-798 del Estado de Sonora, para incorporarse a la caravana de patrullas que se retiró del lugar.

Ante este suceso, los integrantes de la Asociación de Comunicadores de Puerto Peñasco, organismo al que se encuentran adscritos los periodistas inmersos en este suceso, sopesan la imposición de una denuncia de hechos ante la oficina local de los Derechos Humanos, a fin de sentar el precedente de la actitud tomada por ciertos elementos policiacos, ya que, por fortuna, en Puerto Peñasco, hasta el momento, son contados los casos en donde los periodistas han sido obstruidos para realizar su labor por parte de autoridades de seguridad pública o procuración de justicia.

Cabe señalar que, como otra muestra de estas malas costumbres en las que incurren algunos policías, en días pasados otro integrante de la Asociación de Comunicadores fue maltratado verbalmente por un elemento de la Procuraduría de Justicia del Estado, al cubrir el accidente suscitado en la zona de muelles, donde lamentablemente perdiera la vida un velador al caer con todo y vehículo hacia las piedras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.